RESEÑA EL MUÑECO DIABÓLICO

Hora de Jugar”

Un clásico del género de terror es sin duda Chucky, el cual, regresa a pantalla grande con el título EL MUÑECO DIABÓLICO…sí prácticamente lo mismo, pero, el retomar una película con un personaje de este nivel no es cualquier cosa, al contrario, forma un reto grande para el director que toma este boleto y en este caso fue Lars Klevberg (Polaroid) quien decidió tomar las riendas con este personaje, dando una nueva historia, pero manteniendo la esencia del personaje.

En efecto, esta entrega resultó ser buena, pero de una vez te aviso, si eres de los que espera ver demasiada sangre y algo realmente de terror, saldrás decepcionado, de lo contrario si solo esperas ver terror con un toque divertido (porque así es este personaje, terrorífico pero a la vez divertido…sarcástico), la pasaras muy bien porque vemos un trabajo bien realizado, debido a que el guion nos cuenta el “resurgimiento” de Chucky (aunque aquí le quieren llamar Buddy) pero desde un nuevo aspecto que es la tecnología. ¡Sí!, veremos un Chucky totalmente adaptado a la época actual y no será ese muñeco diabólico poseído, sino que tendrá otro motivo por el cual se convierte en malo, rodeado de nueva tecnología, la cual, le dará aún más ese toque especial para poder causar pánico.

A pesar de que es un muñeco con tecnología, no será razón para molestarte, al contrario, es básico primero porque se ajusta a la época que vivimos y segundo porque nos deja ver lo bueno y malo de ser dependientes de la misma. Cabe mencionar que esta historia viene acompañada de buenas referencias o pequeños homenajes a la época de los 80s, y además sí nos dejará profundizar un momento en la forma de ser de muñeco y de cómo es que va naciendo su obsesión hacia su dueño que es Andy, haciendo esto más emocionante.

En cuanto al trabajo actoral, cada uno de los involucrados logró captar lo que quería el director ya que el joven actor Gabriel Bateman (Lights Out, Anabelle), encargado de darle vida a “Andy”, tiene ciertos problemas en su familia y busca la forma de salir adelante y lo consigue gracias a Chucky, el cual, le dará ese motivo para ser más abierto y así convertirse en uno solo hasta que todo toma un giro inesperado para él y su familia porque notará que el muñeco logró formar una obsesión hacia él y esta le causará muchos problemas. Debo decir que esta obsesión, está bien mostrada a pesar de ser un muñeco porque hay momentos en los que parece ser una persona la que convive con Andy e incluso en una escena en la que aparecen juntos por primera vez, se nota esa unión entre ambos (sí, a pesar de ser un muñeco), haciendo creíble su relación. Gabriel definitivamente nos regala un gran trabajo, creíble en todos los aspectos. Lo mismo ocurre con Aubrey Plaza, quien da vida a “Karen Barclay”, la madre de Andy, una mujer que trabaja mucho para darle lo mejor a su hijo pero que tendrá una historia que contar en cuanto a su vida y que será uno de varios detonantes para que Chuky saque su lado malo porque de igual forma, se hace creíble lo que viven, una madre preocupada por su hijo, por su trabajo y por los problemas que estos llevan pero que hará que Andy cambie.

No podemos dejar fuera la cereza del pastel de esta película y es el trabajo de Mark Hamill, un actor que ya tiene gran historia en cine y en esta ocasión nos vuelve a sorprender porque al ser la voz de Chucky, le da su estilo y toque al muñeco y en ningún momento te hace pensar que estás escuchando al “Guason” …para nada, sabe darle una intención e interpretación acorde al personaje, haciendo que este se escuche más terrorífico. El cuadro actoral en general realizó un buen trabajo y como en otras películas incluyen a los jóvenes que se convertirán en los amigos de Andy y serán ese “apoyo” para no dejarlo solo más tiempo, al igual que Brian Tyree Henry, encargado de dar vida al detective “Mike Norris”, u personaje serio pero que será también confiable e incluso te hará reír en algún momento.

El trabajo fotográfico nos dio un gran sabor de boca porque, a pesar de ser una película ubicada en la época actual, te da la ilusión que son los años 80´s, gracias a la utilización de tonos azulados para la película y otro aspecto importante a tratar es la música utilizada gracias a Julian McCreary (Godzilla: King of the Monsters, Da Vinci´s Demon), el cual le añadió ese suspenso en momentos claves.

Como dije anteriormente, esta película si tiene terror y jugará contigo con aspectos psicológicos conforme va avanzando la trama pero al mismo tiempo, contiene algo de comedia que te hará reír aunque no quieras, pero, debo decir que pudo ser mejor película, esto porque hubo algunas escenas en las que a mi parecer (y coincidimos varios compañeros) fueron cortadas de forma repentina, haciendo que el tiempo de duración fuera corto pero en general la película resulta ser buena, entretenida y además querrás añadir esta versión de Chucky a tu colección.

FICHA TÉCNICA

Título original

Child’s Play

Reparto

Aubrey Plaza, Gabriel Bateman, Brian Tyree Henry, David Lewis, Mark Hamill as voice of Chuky

Director

Lars Klevberg

País

Estados Unidos

Género

Terror

Estreno

12/07/19

Reseña por Armando Valenzuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *