Reseña: EL JILGUERO

Nunca sabes qué determinará tu futuro.”

Ya lo decía Leonardo Da Vinci: “Haz que tu trabajo esté acorde con tu propósito.” Y la pregunta es, ¿sabemos lo que realmente es el arte?, ¿qué son los colores?, ¿qué es la vida y cuál es nuestro propósito en ella? Sea cual sea el caso o respuesta, es lo que esta película me llevó a preguntarme sobre todo lo que me rodea y en apreciar más el panorama que tenga en frente y ver al pasado con la sola idea de que no me arrepienta de lo que he realizado para llegar hasta donde estoy ahora. Me culpo por hablar aquí en estar parte de mí en esta reseña, pero es que quizás y libremente digo, que esta película pudo haber sido una obra de arte excepcional pero toma unos caminos de los cuales debemos hablar en todo su esplendor, al ser una adaptación de un grandioso y muy famoso libro…

¿Apreciaremos esta obra de arte o dejaremos que el tiempo la maltrate?

-UNA JAULA QUE NO TE LLEVARÁ A LA LIBERTAD…

Y que de tantas cosas que hay por contar y que busca ser, este trabajo nunca nos da una vitalidad necesaria, nunca hace que valga la pena estar sentado al asiento por casi dos horas y media. Es de esas películas que absorbe mucha energía de nosotros como espectadores pero nunca nos da nada a cambio; aunque quizás para otros sea algo beneficioso, tranquilizador y profundo como una obra de arte digna de apreciarse.

Esta película absorbe como esponja todo lo que tiene a su alrededor, poco a poco -drama, comedia, suspenso- y luego explota como bomba. De cierta manera es reflexiva, poética y que por momentos se vuelve un road trip del pasado y presente que esperas que arranque de forma beneficiosa teniendo cada unas de las herramientas ya antes mencionadas, pero nunca logra hacerlo por si misma y medio se apoya por los personajes o sucesos que permean la película. Se sentirá bastante interminable pero, es que son los últimos minutos del filme, lo que nos permite aferrarnos al asiento y tratar de que esto por fin se levante y valga la pena que se haya cambiado a algo extraño -pasando por tropiezos- pero vitalizador, AUNQUE, VUELVE A FALLAR Y SIENTES QUE TODO EL CAMINO RECORRIDO Y ESAS FALSAS ESPERANZAS POR BROCHAZOS QUE TE DIO LA PELÍCULA, NO VALIÓ PARA NADA.

El guión e historia que se nos presenta suena interesante pero a la hora de la ejecución lleva un camino sin meta fija o sin rumbo, careciendo de alma o identidad que no se sumerge a explorar más a nuestros personajes principales o secundarios y que estos, suelen ser hasta más importantes dentro de las tramas que se tienen a nuestro alcance. La historia se queda a medias con las relaciones y algunos momentos que piden revisarse y colocarse en la mira, aunque simplemente no se hace y se dejan ir; salvo una pequeña historia en el desierto de Las Vegas y como la más importante en transición, pero lo que venga antes o después, se va volviendo un desperdicio. Y vaya, debo mencionar que no miento al decir que esta película no goza de una identidad. Nos muestra traumas, perdidas y mucho arte envuelto en las decisiones morales que definen la vida como tal.

No es que me interese ahundar en todo lo anterior ya que la película me pierde desde los primeros veinte minutos, al hacerme pensar que podría haberse posicionado como una sola cosa sin desplegarse en algo psicológico y lleno de casualidades muy necesarias que hasta cierto punto molesta y no se toma tan en serio, pero todo sea en pro de este drama sin cuajar. Más allá el talento que uno tiene, cambia su fe a los actores y que hagan destacar a esos personajes que tienen y bueno, Ansel Egort lo hace bien sin quizás arriesgarse a dar mucho más por el personaje y solamente estar ahí como máquina, contrario a lo que intenta Nicole Kidman en sus escenas siendo un personaje duro y frío que busca ser el centro y estabilidad de nuestro personaje principal. Más allá de ellos, resalta en el elenco juvenil Finn Wolfhard, el cual se roba la cinta o atención del espectador por unos instantes de manera interesante que nos deja mucho a la reflexión. Sarah Paulson es desperdiciada en un papel muy pequeño que no tiene un objetivo como tal para estar ahí y Luke Wilson podría haber dado más, pero al igual que Paulson, no van más allá de algo tibio y gris.

Lo rescatable de esta cinta es quizás la dirección de John Crowley(True Detective, Brooklyn) que por momentos nos lleva por encuadres, escenas muy tangibles que se acompañan por piezas musicales para tratar de manipularnos y quizás, paisajes que se plasman en un lienzo que nos lleva entre el pasado y presente, entre las elecciones buenas y malas, pero sobre todo las repercusiones. A detalle y técnicamente, creo que Crowley deja impecable esta pintura gracias al trabajo en conjunto que tiene con Roger Deakins, el cual hace su trabajo de fotografía a detalle y adorna todo de manera fresca, triste, feliz o psicológica y que sabe situar el ojo casi a detalle, pero es lamentable que se desperdicie en este trabajo plano y poco llamativo que no se adorna de muchos colores y utiliza mucho gris y las casualidades para darnos una lección.

EL ARTE ES: Quizás serle fiel para los lectores del libro, tocando esa profundidad y volcada en algo más realista, pero si no eres lector de la novela, esta podrá ser pesada, cansada y sin desarrollo alguno, dejando todo suelto pero al ser espectador normal, igual surge el mismo efecto. Dicen que la historia se encuentra en sus páginas, pero entonces al trasladarla a pantalla grande, visualmente es hermosa, fina, bien cuidada y hermosa; pero con el paso del tiempo se va perdiendo el color, nunca logra brillar y nunca se aviva en su propia jaula. El estilo narrativo podrá sacarte de tu zona de confort pero no será de tu agrado por momentos, ya que sentirás que todo se alarga y se vuelve interminablemente cansado. La dirección y fotografía lucen cuidadas en un museo, pero el guión es mandado a esa pequeña sala de los olvidados o de arte abstracto.

Puedes salir conmovido o no de la sala de cine, pero magistralmente las actuaciones aguantan y son el soporte de esta pintura viviente. 

FICHA TÉCNICA

TÍTULO ORIGINAL: The Goldfinch

DIRECCIÓN: John Crowley

ELENCO: Ansel Elgort, Nicole Kidman, Sarah Paulson, Luke Wilson, Jeffrey Wright, Aneurin Barnard, Willa Fitzgerald, Luke Kleintank, Ashleigh Cummings, Finn Wolfhard, Denis O’Hare, Oakes Fegley, Joey Slotnick, Robert Joy, Peter Jacobson y Caroline Day

GÉNERO: Drama

AÑO DE ESTRENO: 2019

RESEÑA POR: Eduardo Vázquez

(cortesía de Yke Radio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *