Reseña: DOLOR Y GLORIA

Uno de las mayores felicidades que genera el cine a sus amantes, o por lo menos a quien aquí escribe, es la de reencontrar amigos y familia en cada película. Dejamos de vernos por un tiempo y hoy estamos de nuevo juntos.

Y ninguna película se siente mejor que Dolor y Gloria, el trabajo más reciente de Pedro Almodóvar, quien, una vez más retira el telón y nos deja entrar a ver el espectáculo de su propia vida.

La película narra la vida de un cineasta que parece estar al final de su camino. Sus recuerdos de infancia, de sus primeros trabajos y males de amores se estrellan con las dolencias físicas que la edad hace parecer inevitables y crean la mezcla perfecta que podría terminar con todo o convertirse en un nuevo comienzo.

Una vez más Almodóvar llama a dos de sus grandes musas, Antonio Banderas y Penélope Cruz, y los convierte en él mismo y su propia madre frente a una cámara que solo sabe amarlos y hacerlos lucir en su mejor momento. El reparto lo completan Asier Etxeandia y Leonardo Sbaraglia.

Este viaje por el tiempo nos deja ver de primera mano el proceso por el que un director cansado y lastimado tiene que pasar para encontrar de nuevo la fuerza e inspiración que necesita para seguir viviendo y contar sus historias, que en este caso es lo mismo.

Con Dolor y Gloria, Almodóvar nos da primera fila para desentrañar sus propios procesos creativos, de ayer y hoy, y nos recuerda que siempre estarán sus películas ahí, para hacernos compañía y que después habrás otras más para seguir con nuestra relación.

FICHA TÉCNICA

Título: Dolor y Gloria

Director: Pedro Almodóvar

Actores:Antonio Banderas, Asier Etxeandia, Penélope Cruz, Leonardo Sbaraglia

Año: 2019

Clasificación: B15

Género: Drama

Duración: 114 minutos

Reseña por: Alma Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *