El irlandés: Ver en Cine o en Netflix.

Si, El Irlandés, la nueva película de Martin Scorsese, si estará en salas de cine, (¿por qué será que nadie lo cree?) ya ni se apuren, ya todo debe estar agotado, si, a la Roma, los boletos se agotaron el mismo día que salieron a la venta; es dudoso que se programen más fechas, pero si es el caso, estaremos informando.

Fans de Scorsese que apenas escucharon la noticia y que ahora deben conformarse con esperar al estreno en Netflix, seguramente quieren saber si se está perdiendo de algo, (si, siempre se pierde algo cuando no ves una película en el cine, así la película sea mala) aquí te voy a dar algunos puntos a favor y otros en contra, no se preocupen, no daré Spoilers.

Punto a favor de Netflix, CONVENIENCIA.


Poder ver la película en el momento y lugar que PUEDAS, o se te antoje, siempre será una ventaja.

Nada peor que tener que correr hasta el complejo de cine que tendrá disponible la película, al horario que ellos la tengan. Scorsese nos puede dar mucha ansia, pedir permiso, correr desde la oficina, bajar desde Santa Fe, el horario pico en el metro, tráfico… No.

Una película de este calibre, va a requerir que estés al 100%, bueno, menos, como 110% (ese chiste nunca se hará viejo). Así que si estas dispuesto a la odisea de luchar para llegar a la función y estar seguro de tener el humor correcto para verla… Lánzate!! Eres fan pasional, cinefilo, de corazón, arriesgado, lleno de aventura, blah blah blah… Just do it.

Punto a favor del cine. ESTRENO.


Hoy hay tantas películas de culto, filmes que generaron grandes sagas, marcaron generaciones, lanzaron a la fama nombres que hoy son inmortales… Y antes de que me ponga a llorar, ¿cuántas veces no has deseado ver esa, tu película favorita, en el cine? ¡Miles! O haber tenido la conciencia para saber que eso que se estaba estrenando iba a ser grandioso con el paso del tiempo… Hay cosas, en la vida, que sólo suceden una vez, UNA, y el estreno de una película en cines, esta en esa lista.

Martín Scorsese ya es historia en el mundo del cine, ya es grande, tiene un legado increíble junto a actores pesados. Nunca sabes si ésta, será su última o mejor película de la vida. Poder decir que la viste en cine, es otro placer que nadie, nadie te quita. Aunque tenga un reestreno.

Ahora si, pongámonos técnicos, cinefilos.

Punto a favor del cine. La DURACIÓN.


Si… Y me costó decidir si iba a ser punto bueno o malo, pero ya, es bueno. La película es de 210 min. (osea 3hrs 30 min) aunque puedas pensar que una película tan larga es más cómoda en tu sillón, cama, silla de la cocina, escritorio de tu oficina, o mega complejo de cine home theater que tengas en tu casa… Esta película va a requerir de toda tu disponibilidad, mente abierta y atención.

La disciplina que tienes al estar en una sala de cine (quiero creer) lugar público, rodeado de gente (No, neta, ya comportense)  aunque sea con el pollo rostizado que metiste de contrabando. Estar ahí, atento, pendiente, sin salir, sin ponerle pausa, sin levantarte al baño, sin pelear con tu perro y/o gato, o escuchar a tu mamá diciendo “¿ya sacaste la basura?” es invaluable.

No estar en tu casa hace que no creas que le puedes poner pausa y continuar después, No, esta película DEBE verse completa de un jalón, es NECESARIO que así la veas, o perderás todo el objetivo del desarrollo de la trama, ES EN SERIO.

Si eres de esas personas que piensan que disfrutan más la película, por partes, estirar las piernas, ir al súper y regresar después a terminar. Lamento informar que destruiras la experiencia que Scorsese busca generar al espectador con esta joya de película. Sorry.

Punto a favor de Netflix. REPETIR Y REPETIR.


Una vez que disfrutaste la película, que entendiste lo que te dije arriba, podrás volver a ver muchos detalles, y a diferencia de simplemente ir al cine a ver todo otra vez, en Netflix podrás elegir las escenas clave que te perdieron en los diálogos o en mi caso, sentarme con un amigo y decir, “Wey, aquí, ese cabrón, cambió todo, che wey culey” analizar las escenas clave, los detalles en la actuación que podrían darle la nominación a Pesci, DeNiro o Pacino.

Eso, si vale la pena.
Y aceptemos que si te encantó la película, la pondrás de fondo cada mañana mientras te preparas para salir al trabajo, escuela, oficina… (Yo.)

Punto a favor del cine. FOTOGRAFÍA Y DISEÑO DE ARTE.


Si, con la pena, el punto más obvio quizá pero hay que explicar la razón. Rodrigo Prieto, es un fotógrafo cinematográfico MEXICANO que ya trabajó con Scorsese en la película Silencio, protagonizada por Andrew Garfield, (Si no sabías, ni tan fan de Scorsese eh!) la película es otra joya, que yo amé, que también tiene una duración muy prolongada pero que vale cada segundo. Y esa obra de arte, recibió una sola nominación al Oscar: MEJOR FOTOGRAFÍA. Viva México.

El Irlandés, no tiene paisajes tan exóticos, pero tiene un trabajo de cámara excelente, de calidad, no tan obvia pero magnífica, Rodrigo buen podría ser candidato de nuevo sin problemas. Mientras que el diseño de arte, algo que me apasiona en las películas, es tan sutil como la trama misma, tiene detalles cuidados con lupa, admito que me costó mucho poder encontrarlos, pero ya que di con ellos, me voló la cabeza cada uno de ellos, este es un trabajo que pocos tienen la capacidad de admirar, para muchos es solo el escenario, el vestuario, el fondo. No, hay mucho más que una “paleta de colores” que se vea ecuánime y en tono con la película.

El irlandés tiene un trabajo inquietante en ese aspecto y creo yo, podrás disfrutarlo más en la enorme pantalla de cine, en el cuarto oscuro, justo al centro de la sala donde tus ojos capten toda la acción sin tener que hacer el esfuerzo. Es delicado y deliciosisimo. Ja.

***El único SPOILER que voy a soltar es que, El irlandés, se parece más a Silencio, que a Casino, Los infiltrados o cualquier otra de Scorsese ***

Punto a favor de Netflix. LA EDAD.


No quería ponerlo así, pero será muy importante, para nuevas generaciones que tienen acceso a esta joya del cine en sus teléfonos (Qué horror) o en sus casas, que se abran a la posibilidad de verla. La Película tiene escenas que dejan al espectador congelado (al menos en mi sala, así sucedió) además de momentos donde un pequeño, un niño, un joven o un millennial, podrían quedar enganchados, y ahí si, ya no me importa que la terminen de ver en el recreo en su teléfono, con tal de que la vean y abran la mente a decir, “La quiero ver completa, me intrigó, esta súper buena” (sin albur) eso, es buen cine.

Ya no tendremos que esperar a que la pasen en el 5 para que los jóvenes digan “¿Cuál es esa?”. Así que, aprovecha para que tu novia, esposa, hijo, hija, abuela, tío o tía, queden atrapados en las mejores escenas y verás, que será un material que siempre podrán compartir.

Los puntos que quedan sin un lugar definido. El sonido, tiene buenas piezas, algunas muy buenas pero no es algo rescatable o absolutamente necesario para el sonido del cine, complementa sin duda pero tu Home theater va a sacar la tarea bien.

Aquí termina este bonito artículo, que dice mucho y no dice nada, como la película, y aún así, es formidable, disfrutable y lo querías leer, como la película.

En conclusión, ver El Irlandés en cines, te dejará un sabor de boca denso, es un put#$& a tu resistencia, que será muy bien recompensado. Ahora que si decides verla en tu casa, cuidado, tienes demasiadas tentaciones a los lados (jaja, 😈, pillín) para que la película muera en el intento de dejarte, quizá, la mejor experiencia cinematográfica del año. Suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *