23 tour de cine francés: Cyrano Mon amour, Reseña.

“Seguir los Impulsos del amor y la creatividad son la clave del éxito”

Edmond es un dramaturgo joven de poco éxito que está atrapado entre su carrera estancada y un matrimonio apagado. La idea de escribir una obra de teatro en 3 días que incluya a un actor de carrera en sus últimas, parece la única forma de retomar camino. En el trayecto se dará cuenta que ser impulsivo y decir que si a todo, es el remedio perfecto para la falta ideas, la presión aumenta cuando su mejor amigo, Leonidas, lo convence de escribir poemas para ayudarlo a conquistar el corazón de Jeanne, creando un tremendo enredo amoroso entre 4. Edmond descubrirá que conocer artistas nuevos y luchar contra la adversidad en su vida, carrera y matrimonio, son los mejores ingredientes para crear una obra maestra literaria y del teatro.

Hagamos a un lado esta intrincada odisea teatral por un momento para hacer una pausa y mencionar la magia de la fotografía en Cyrano Mon Amour, aquella sensación que tiene el enorme telón de terciopelo rojo en el teatro, los palcos decorados en color dorado, las tablas de madera que forman el escenario, los pequeños pasillos tras bambalinas… todo en esta película te recordará el estilo del Teatro Isabelino, en Francia de los años 1890, donde se desarrolla este film.

Así como el Isabelino, la película pretende crear el teatro dentro del teatro que nos muestra la película, siendo así un gran una sátira de todo lo que conllevaba crear estas grandes producciones que podrían tener más de 3000 representaciones; desde los productores exquisitos, las actrices insoportables, a los actores aspiracionales con talento, los hijos de actores talentosos que no heredaron el don hasta la crítica, todo esto revuelto por si solo, se convierte en una gran comedia; cuando agregas el hecho de que el dramaturgo ni siquiera tiene escrita la obra… en serio parece que estuviéramos hablando de nuestros tiempos, prueba clara de que el teatro se hace con los que están, nadie es indispensable y las obras maestras también salen de los accidentes felices.

Suceden tantas altas y bajas en esta película que se agradece que los diálogos además se realicen golpeados, el ritmo de la película es bastante dinámico, el movimiento, tanto color y tantos problemas son el recurso del director, Aleix Michalik, para que el espectador sienta la presión y como te atarantan los problemas para casi de inmediato liberar el estrés con las bromas y remates cómicos.

Esta película definitivamente es una montaña rusa de emociones, como lo ha sido siempre vivir en el teatro, creo que la lección más importante de la película, es que cuando sabes bien quién eres, no tienes porqué perderte.

Cyriano mon amor, Es una excelente opción para ir al cine, llenarte de inspiración, sacar unas buenas carcajadas y aprender a nunca detenerte, solucionar los problemas que se te pongan enfrente y seguir adelante hasta el día del estreno. Muy pronto en el 23 tour de cine francés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *